Cómo administrar su empresa de forma exitosa

finanzas

¿Cómo administrar mi empresa para que consiga el mayor éxito posible?

 

Esta es una pregunta que todo dueño y gerente se debe efectuar de forma constante, sin embargo, es común olvidar que el camino para obtener el mayor éxito posible para una compañía no siempre coincide con un incremento en las utilidades a corto plazo. A pesar que el estado financiero es un buen indicador de la posición de la compañía: si está operando de forma rentable, creciendo, o debe realizar ajustes presupuestarios; este es uno de los indicadores más ambiguos para determinar el verdadero éxito de una compañía.

 

Habiendo dicho esto, debemos recordar que el éxito se puede definir de diferentes maneras, y  este depende de la visión y misión de una empresa. Un incremento en ingresos es atractivo, pero la satisfacción y rotación de clientes, la motivación y satisfacción del equipo de trabajo, ser innovador, así como otros aspectos, son igual o más importantes que el flujo de efectivo para determinar el éxito de una empresa según lo que esta desee conseguir.

 

A pesar que cada compañía debe tomar en cuenta procesos y medidas específicas de acuerdo a particularidades de la industria en la que opere dependiendo de su visión, hay ciertos aspectos que todas las empresas exitosas comparten que les permite diferenciarse de la competencia y continuar generando más ingresos para continuar creciendo. Revisemos estos a continuación.

 

Enfoque en generar valor

El enfoque de la empresa se encuentra en generar valor, y es lo que va a hacer que la marca y sus productos o servicios llamen la atención de prospectos.

 

Los negocios exitosos cuidan sus finanzas y buscan ser rentables, pero saben que el camino a lograrlo es generar valor para los involucrados: clientes, colaboradores, accionistas, proveedores y el entorno.

 

El valor puede ser percibido de muchas maneras, desde calidad del producto o servicio ofrecido, hasta la contribución a la sociedad, economía y medioambiente. También depende de las expectativas que tenga el individuo, por lo cual es importante cumplir promesas, decir las cosas como son, mantener un balance entre el precio y beneficio, y no sacrificar valor y calidad a cambio de un pequeño margen de ganancia adicional.

 

Al final del día, el valor percibido es lo que va a hacer que las personas determinen si quieren mantener una relación con la marca, o no.

 

Control de finanzas

Un negocio depende de sus finanzas para subsistir, por lo cual a pesar que generar una gran cantidad de ingresos es un efecto de cumplir los objetivos deseados, en vez de la meta en si, administrarlos de forma adecuada es vital para asegurar la prosperidad del negocio.

 

Existen múltiples formas de administrar los aspectos financieros de una compañía, unas siendo mucho más complejas que otras, no obstante, lo que se debe tener presente es que el negocio siempre debe generar suficientes ingresos para mantener sus operaciones, invertir en su expansión, y mantener una reserva en caso de algún imprevisto que afecte los ingresos de la empresa. Si esto no se cumple, se debe evaluar la situación financiera para determinar en dónde se encuentra el problema y cómo solucionarlo para que la empresa obtenga un estado financiero saludable una vez más.

 

El uso de un software contable y financiero se vuelve vital conforme al crecimiento que tenga la empresa.

 

Motivación del equipo de trabajo

Es común para muchas empresas pensar que el trabajador debe motivarse por cuenta propia y que su remuneración debería ser incentivo suficiente para ofrecer su lealtad incondicional y producir su mejor trabajo, sin embargo, la realidad es otra. Existen múltiples estudios que revelan la importancia de motivar a los empleados generando un buen ambiente de trabajo, beneficios adicionales, hacer que sientan que su participación genera valor y la posibilidad de crecer como profesionales aprendiendo cosas nuevas o subiendo la escalera corporativa.

 

Es importante mantener un equipo motivado, no solo porque va a ayudar a reclutar a profesionales más capacitados si se percatan que la empresa tiene una buena reputación en este aspecto, si no también porque los trabajadores motivados tienen un mejor rendimiento y se vuelven representantes de la misma empresa sin pensarlo; es decir, están dispuestos a decir cosas buenas y recomendarla fuera de horas laborales debido a que se encuentran a gusto trabajando ahí.

 

Buenas relaciones con proveedores

Se sabe que todos los negocios buscan cobrar lo más rápido posible mientras extienden el plazo de deudas lo más posible, sin embargo, es por esto que se debe negociar bien los tratos con proveedores para siempre mantener buenas relaciones entre las partes.

 

Al negociar las condiciones adecuadas y realizar los pagos a tiempo, se logra mantener una buena relación comercial, la cual resulta en un lazo de confianza que puede llevar a tratos temporales que beneficien a ambas compañías, e incluso alianzas importantes para crear barreras de entradas y dominar el mercado.

 

Innovación

No se debe pensar en la innovación como un salto hacia lo desconocido.

 

A pesar que los casos de innovación que se suelen escuchar son aquellos que se enfocan en grandes cambios haciendo cosas que no se esperaban antes, no se trata solo de esto. Ser innovador quiere decir estar buscando nuevas formas de hacer las cosas, y así sean pequeños cambios, estos pueden tener un gran impacto en un negocio.

 

Lo más importante para ser innovador es nunca conformarse con el status quo, y siempre estar buscando nuevas formas de abarcar las situaciones que se deben afrontar. Al igual que con la musculatura del cuerpo, entre más se use, más fuerte se vuelve, y entre menos se use, más se deteriora. Por esto es importante comenzar, así sea con pasos muy pequeños, y después no olvidar seguir practicando.

 

Inversión, no gastos

Las empresas exitosas tienen gastos comunes como agua y electricidad, entre otros, pero ven otros pagos como inversiones en vez de gastos como lo son: la capacitación de sus colaboradores, la compra de mejor equipo que permita un mejor rendimiento aunque el actual no se encuentre obsoleto, cambios en productos o servicios para mejorar la experiencia del usuario, mercadeo y campañas publicitarias, entre otros.

 

Este es un aspecto fundamental porque es la diferencia entre un pensamiento a corto plazo y a largo plazo.

 

Es probable que en muchos casos el desembolso de este dinero no vaya a generar retornos en un corto plazo, pero va a aumentar el valor de los servicios y la empresa, logrando recuperar la inversión y mantener un incremento en los ingresos percibidos a largo plazo.

 

 

La respuesta a cómo administrar su empresa de forma exitosa depende de sus objetivos; pero sin importar cuál sea la visión empresarial, recuerde que quien aporta valor, recibe valor. Si desea que su compañía sea exitosa, cuide sus finanzas, busque ofrecer algo que aporte un valor agregado, y no esté dispuesto a sacrificar la calidad de su aporte en aspectos vitales a cambio de ingresos sencillos y rápidos. A pesar que estos pueden resultar en un incremento temporal de flujo de caja a corto y mediano plazo, a largo plazo tendrán un efecto negativo en el rendimiento de su empresa, las relaciones con clientes, proveedores y en la percepción de su marca.