El teletrabajo no implica perder control de la productividad

reduciendo gastos

El teletrabajo se ha vuelto un tema popular últimamente, pero a pesar de los muchos beneficios que se mencionan en diferentes publicaciones, como la reducción de costos y mejora en la eficiencia de los trabajadores, o el hecho que ha sido adoptado exitosamente por muchas compañías de diferentes tamaños en diferentes industrias a través del mundo, una gran cantidad de empresas mantienen un nivel de resistencia que impide su implementación. Excluyendo las áreas laborales donde el teletrabajo no es posible debido a la índole de la labor, como sucede con los taxistas, recepcionistas, constructores, entre otros, los principales argumentos para objetar en contra de la adopción del teletrabajo son los efectos que pueda tener en la productividad, y la falta de control que se tiene sobre los colaboradores.

Estos argumentos suelen hacerse por dos motivos, una falta de conocimiento sobre el tema, o una necesidad por mantener un control estricto sobre las operaciones.

En el primer caso, una búsqueda en Google se encarga de ofrecer toda la información necesaria para entender mejor el teletrabajo, por qué es beneficioso, y cómo aplicarlo exitosamente.

Como primer paso se recomienda leer la siguiente guía; esta se diseñó tomando en cuenta aspectos del trabajo en España, por lo cual se pueden omitir esos puntos de no residir en dicho país, pero los demás aspectos se pueden considerar al aplicar el teletrabajo en cualquier parte del mundo:

http://www.sandetel.es/media/Guia_Teletrabajo.pdf

En caso que la resistencia al teletrabajo se deba a una necesidad por mantener un control estricto sobre los procesos por parte de la gerencia, y esta sienta que no se puede mantener dicho control al no mantener a su fuerza laboral trabajando en las instalaciones, se puede iniciar con pequeños pasos. En vez de iniciar las pruebas ofreciendo un día de teletrabajo a múltiples departamentos, proponga iniciar haciendo una prueba en solo 1 departamento con pocas personas, o un grupo de control limitado, estableciendo los procesos necesarios de antemano. El factor de la comunicación inmediata no es un problema hoy en día con herramientas como Skype, Whatsapp, o correo electrónico. Por aparte, el control de la productividad tampoco es un impedimento, puesto que existen diferentes maneras de controlar la productividad dependiendo de las tareas que deban realizarse en el puesto, incluyendo las herramientas de control de tiempo de tareas y entregables determinados por estimados de tiempo.

Ya se han hecho muchos estudios que comprueban que la correcta implementación del teletrabajo en una empresa ayuda a reducir costos, mejorar el ánimo de los colaboradores, y optimizar la productividad.

Teniendo esto en cuenta, tome el primer paso y comience a beneficiarse de este esquema de trabajo. Al menos haga unas pruebas este año, y verá que con procesos establecidos y las herramientas correctas, los beneficios que le aporta el teletrabajo a la empresa como a sus colaboradores son mucho más valiosos que cualquier objeción que se pueda tener.